Los acusadores y acusados del fraude en el PRO en la misma tribuna contra la enmienda

La Rioja es una provincia de memoria frágil. Y no hay distinción de color político. Los blancos son negros en un parpadeo. Los redactores de la Constitución ahora critican a la Carta Magna. Los acusadores comparten atrio con los acusados del fraude en el partido del presidente Mauricio Macri. Los que denuncian perpetuidad en el poder al peronismo tienen los mismos o más años en la política. En otras palabras, la credibilidad es lo que falta.

Esa es la provincia que se construyó con actores que se van cambiando de traje de acuerdo a la situación. Por eso la sociedad ya no se sorprende y es cada vez más silenciosa con el griterio político.

Este viernes, los sectores opositores al gobierno de Sergio Casas se aglutinaron en otra foto en el primer piso del hotel Naindo para defenestrar la enmienda constitucional que tiene que ser ratificada en una consulta popular, llamesé una elección. Casas la podría convocar para el 27 de enero, aunque todavía no está la oficialización.

Con una oposición sorprendida por el cambio de la estrategia casista se produjo un hecho que va más allá de la discusión actual: el olvido o hacer creer que todo quedó en el pasado.

Frente a la plaza 25 de mayo estuvieron los acusados y acusadores del fraude establecido por la justicia electoral federal en el partido PRO, que tuvo que ser intervenido.

Además faltó la senador Inés Brizuela y Doria que permaneció en Buenos Aires, ya que el miércoles el jefe del bloque de diputados de Cambiemos, Daniel Miranda, la acusó de cobrar de un gobierno peronista.

En una punta de la mesa estaba la diputada nacional Karina Molina y en la otra su par Julio Sahad, ex presidente del PRO, y como para una historieta política, en el medio el intendente Alberto Paredes Urquiza. Como siempre lo ha hecho, entre todos también estaba el senador nacional Julio Martínez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No hace dos décadas sino dos meses que sucedieron los acontecimientos, en los que Sahad denunció en la justicia federal a Paredes Urquiza por injerencia en el proceso electoral del PRO. Y también apuntó a Karina Molina, de extracción bederista, de haber participado en la jugada antisahadista con bolsones peronistas.

En medio de esas denuncias, Sahad se consagró ganador, pero su triunfo duró solo 24 horas, ya que su contrincante el concejal Renzo González, aliado de Paredes Urquiza, demostró también en la justicia federal un fraude en una mesa de San Blas de los Sauces.

Todo eso pasó en la nueva política hace pocos días en la provincia. Ante lo escandaloso, la Casa Rosada decidió intervenir el PRO de La Rioja para que no salpicará más a Macri, un crítico del populismo peronista.

Ya lo escribió Ricardo Mercado Luna en su libro “La Rioja de los hechos consumados”.