Un mar de versiones sobre el posible acuerdo entre Beder Herrera y Paredes Urquiza

El gobierno de Sergio Casas gastó varios cartuchos para lograr el acompañamiento de los intendentes departamentales a la fórmula a gobernador y vice que conforman Ricardo Quintela y Florencia López.

La Casa de Gobierno, a través del área de Griselda Herrera, apuntó los cañones sobre los municipios del interior necesitados de subsistir hasta fin de año, mientras que los diputados provinciales están más dispersos.

El Plan “Sumar” se acentuó cuando se conoció el encuentro entre el ex gobernador Luis Beder Herrera y el intendente de la Capital, Alberto Paredes Urquiza.

La reunión sacó de la modorra al oficialismo, ya que una alianza abre un nuevo panorama político.

Nadie pone en duda que Beder Herrera es el dirigente más conocido en la provincia y Paredes Urquiza cuenta con un piso electoral interesante, pero sin estructura en el interior y recursos.

Entre dos fotografías sacadas por un colaborador y el cimbronazo que se dio frente a la Plaza 25 de Mayo, se desató una serie de versiones de todo tipo.

Sucede que fue una conversación más profunda que otras que habían protagonizado referentes de ambos sectores. Dentro de esa sociedad también figura el vicegobernador Néstor Bosetti como candidato a intendente.

Paredes Urquiza llegó a esta situación cuando el presidente Mauricio Macri recibió un balde de agua fría por los resultados electorales y se pintó el país todo de azul, con excepción de Córdoba y Capital Federal.

El entusiasmo de estar colgado a la boleta de Macri se desvaneció y se discutió mucho al respecto en su sector.

Pero el intendente además tiene la contra que varios despachos de la Casa Rosada apoyan la candidatura a gobernador del senador nacional radical Julio Martínez.

Frente a ello, el líder del paredismo empezó a mirar el escenario del peronismo casi destruido por las internas y terminó a solas con Beder Herrera, que avisó a Buenos Aires que no se bajará de su candidatura.

El ex gobernador no descarta además de sumar a una mujer a su lista en caso que no se cristalice el acuerdo con Paredes Urquiza, mientras arma las listas en los departamentos con la novedad que tendrá colectoras. Es destacable porque Martínez y Casas no podrán hacerlo por ir pegados a boletas nacionales.

Entre el jueves y el viernes nadie sabía a ciencia cierta como terminará la historia del reencuentro de dos viejos amigos.