La Rioja atenta: Casa Rosada y Pichetto negocian acuerdo para habilitar al gobernador de Río Negro

Publicado por

La Casa de Gobierno de La Rioja sigue el paso a paso del gobernador de Río Negro para ser habilitado por otro mandato en la justicia de su provincia, como en la Corte Suprema de Justicia.

Se trata del mandatario Alberto Weretilneck, cuya causa beneficiaría directamente a su par riojano, Sergio Casas, para tener el camino despejado rumbo a las elecciones del año que viene, que se concretaría en mayo, aunque el casismo busca un acuerdo con el gobierno nacional.

La negociación involucra directamente al presidente del bloque de senadores nacionales del Justicialismo, Miguel Ángel Pichetto, con el gobierno del presidente Mauricio Macri.

El sitio La Política On Line tituló “La Rosada busca un gran acuerdo con Pichetto y Weretilneck para ganarle a Soria”. En ese sentido, explicó que “el gobernador coquetea con el PJ Federal y esta semana estuvo en la Rosada. Busca apoyo para que la Justicia lo habilite”.

El sitio Letra P tituló “El club de los cinco que marcará el futuro político de Weretilneck”, al destacar: “El Superior Tribunal provincial deberá resolver si el gobernador puede o no ir por la reelección. Cómo ingresó cada uno, sus terminales políticas y los cuestionamientos internos. El antecedente clave”.

 

La Política Online

 

La Casa Rosada está delineando la estrategia electoral 2019 para las provincias y uno de los objetivos es cerrar un gran acuerdo con Miguel Ángel Pichetto y Alberto Weretilneck para que éste último pueda ir por la re-reelección y evite un triunfo de Martín Soria, aliado al kirchnerismo, en Río Negro.

Según La Política On Line, el gobernador rionegrino apuesta a una controvertida interpretación constitucional que le permita ir por un tercer mandato, argumentando que en el primero de ellos fue electo como vice del fallecido Carlos Soria. La oposición sostiene que la norma provincial no tiene grises y es clara respecto a que no puede volver a presentarse, aunque Weretilneck apuesta a la negociación política para que la Corte Suprema le abra la puerta.

En ese sentido, espera contar con la influencia que pueden ejercer en el máximo tribunal tanto el Gobierno nacional como el senador Pichetto. En la provincia descuentan que el Tribunal Superior lo habilitaría ya que el mandatario tiene una mayoría consolidada.

En la Rosada no ven con malos ojos la posibilidad de cerrar un acuerdo con Weretilneck para llevarlo como candidato y apuestan a sumar a Pichetto, que tiene una buena relación con el gobernador de su provincia. El jefe de los senadores peronistas está fuertemente enfrentado a Soria, aunque formalmente todavía se mantiene en el PJ de Río Negro que controla el intendente de General Roca.

 

El club de los cinco que marcará el futuro político de Weretilneck

 

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, decidió competir en las elecciones rionegrinas de 2019. Ya puso a todo el aparato comunicacional, a sus ministros y a sus aliados de la provincia a instalar esa idea, que deberá ser ratificada por la Justicia. Mientras, la Legislatura ya derogó las PASO y hasta se analiza, entre tanto, instalar el sistema de ballotage con el único objetivo de frenar la avanzada del peronismo. Tiene una ventaja: algunos miembros del Superior Tribunal de Justicia (STJ) llegaron a su cargo por una estrecha relación con él, según Letra P.

Según voceros del oficialismo rionegrino y el propio Weretilneck, existe la posibilidad de jugar por otra candidatura porque éste es -según el mismo gobernador- “su primer período”. La clave está en la interpretación del artículo 175 de la Constitución provincial. Dice que “(…) el gobernador y el vicegobernador pueden ser reelectos o sucederse recíprocamente por un nuevo período y por una sola vez. Si han sido reelectos o se han sucedido recíprocamente, no pueden ser elegidos para ninguno de ambos cargos sino con un período de intervalo”.

La oposición, claramente, rechaza la estrategia al plantear que, si decidiera jugar, sería una tercera candidatura consecutiva por haber sido electo vice de Carlos Soria en 2011 y gobernador en 2015 junto a Pedro Pesatti, cuando barrieron con el senador Miguel Ángel Pichetto.

Cuando se opuso a una candidatura del ex vice Mendioroz, Weretilneck esgrimía el mismo artículo que ahora interpreta a su favor.

Ante la inevitable judicialización, el foco está puesto en el máximo tribunal de la provincia, que deberá decidir sobre un tema crucial en el año electoral. Antes de ese paso, el juzgado electoral que encabeza María Luján Ignazi precisará en primera instancia -cuando se presenten las candidaturas- si Weretilneck (en caso de hacerlo) puede competir o no. Como lo describen sus deberes y atribuciones en uno de sus apartados, es potestad “oficializar las candidaturas y boletas que se utilizan en los comicios decidiendo en caso de impugnación si concurren en los candidatos electos los requisitos constitucionales y legales para el desempeño del cargo”. Se espera que, cualquiera fuese el fallo de ese tribunal, se apelará la medida y ahí entrará en acciones el STJ. Luego, tal lo marca el manual, la Corte Suprema.

Como ejemplos recientes se destacan lo sucedido con el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, que no pudo competir por un tercer mandato consecutivo. En la política doméstica, el caso del ex vicegobernador Bautista Mendioroz (intentó participar por tercera vez) se reflota. El dato curioso involucra a Weretilneck, que, en sus tiempos como jefe del Frente Grande, se oponía a la participación del hoy dirigente de la CC-ARI y citaba el mismo artículo constitucional que utiliza la oposición para argumentar su postura.