El comercio vuelve a brillar tras un año durísimo

El centro de la Ciudad tiene otro color y aroma debido al diciembre festivo.

Desde el lunes, el micro centro vive un movimiento de otros años luego que los empleados estatales cobraron la denominada Quincenita, el medio aguinaldo y el 50% del bono de fin de año.

Fila de gente en la entrada de zapatillerías o clientes agolpados han sorprendidos a los mismos propietarios de comercios.

En un año durísimo para todo el país, La Rioja ha vuelto a relucir con movimiento de fondos frescos que son bienvenidos por todos.

La sonrisa también le volvió a taxistas y remiseros, como las playas de estacionamiento.