Politica

Aguad calificó de “acontecimiento chiquito” al alzamiento carapintada de 1987 y luego salió a retractarse

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, aseguró hoy que el levantamiento carapintada en Campo de Mayo de 1987 había sido un episodio “chiquito”, pero poco después se retractó y dijo que fue “mal interpretado”.

“El ministro de Defensa, Oscar Aguad, reitera su repudio histórico al levantamiento carapintada ocurrido en 1987 en Campo de Mayo y rechaza cualquier alteración del orden democrático o comportamiento que atente contra la institucionalidad”, subrayó la cartera de Defensa en un comunicado.

A través del Ministerio, Aguad dio marcha atrás y señaló que sus “dichos sobre ese hecho fueron malinterpretados”.

“Aguad aclara que sus dichos sobre ese hecho fueron mal interpretados, al tiempo que enaltece la figura del ex presidente Raúl Alfonsín, quien llevó adelante un enorme trabajo para conservar el orden institucional”, resaltó la cartera.

Más temprano, en declaraciones a FM Metro, Aguad defendió el “derecho” del militar retirado Aldo Rico a participar del desfile por el Día de la Independencia por ser “ex combatiente de Malvinas” y consideró que “lo de los carapintadas es cosa vieja” ya que, según dijo, “fue un acontecimiento chiquito”.

“Aldo Rico tiene derecho a desfilar como ex combatiente de Malvinas. Lo de los carapintadas es cosa vieja. Fue un acontecimiento chiquito, que yo no creo que haya puesto en jaque a la democracia”, afirmó el funcionario nacional.

“Lo que nosotros permitimos es que desfilen los veteranos de Malvinas”, indicó el cordobés, y agregó: “Si quiere desfilar, que desfile. ¿Podemos perder este tiempo hablando de Aldo Rico, en este momento que estamos viviendo?”.

Para el dirigente radical, “Aldo Rico no existe en esta parte de la historia” y evaluó que se “le está dando importancia” y “magnificando” desde algunos sectores.

En tanto, Aguad destacó el desfile militar realizado por el Día de la Independencia, al indicar que “es importante reconstruir el sentimiento patriótico en la Argentina” porque “es un país que necesita de la unidad para salir adelante”.

“Estas son otras fuerzas armadas subordinadas al poder político. Otra cosa es juzgar los hechos de las fuerzas en gobiernos no democráticos”, aclaró.