El oficialismo reconoce que Vidal está atrás de Kicillof y aspira a lograr un empate en las PASO

El oficialismo tiene asumido que hay posibilidades reales de una derrota de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, frente al candidato del Frente de Todos, Axel Kicillof, en las elecciones primarias del 11 de agosto y apunta a recortar la diferencia en las dos semanas que quedan de campaña y alcanzar un empate.

   “Hoy estamos por debajo”, reconoció un dirigente bonaerense de Juntos por el Cambio al ser consultado por NA respecto de las distintas encuestas que circularon la última semana por medios de comunicación y despachos oficiales, que muestran una ventaja (en promedio) de dos puntos de Kicillof respecto de Vidal: 42% para el candidato kirchnerista, 40% para la oficialista.

   Debido a que la diferencia es corta y está dentro del margen de error de cualquier encuesta, en el comando de campaña de Juntos por el Cambio confían en poder recortarla en las dos semanas que quedan antes de las primarias y llegar a un empate.

   Sin embargo, el efecto arrastre de la boleta presidencial hace que ese objetivo esté condicionado a que también el presidente Mauricio Macri achique la brecha que lo separa de Alberto Fernández, la cual es mayor a la que se da en la provincia y ronda los 9 puntos.

   En este sentido, la esperanza del oficialismo está puesta en un repunte de la imagen de Macri que mejore las perspectivas de Vidal, algo que vienen observando en los sondeos que muestran que la diferencia se fue achicando con el correr de las últimas semanas.

   “Sabemos que hay una situación de paridad o que podemos estar debajo por muy poquito”, señaló a Noticias Argentinas el diputado nacional del oficialismo por la provincia de Buenos Aires Miguel Bazze, que va en el tercer lugar de la lista de Vidal para renovar su banca.

   Bazze indicó que “Vidal tiene una imagen superior a la de Kicillof, pero cuando llega el momento de la elección hay que ver cómo se compensa la situación de la boleta nacional con la provincial”, aunque aclaró: “Como hay una recuperación del Gobierno nacional y la gestión de Vidal es buena, en la provincia es probable que nos estemos acercando a un empate en las PASO”.

   Según Bazze, hay “una situación de recuperación importante de Macri” que se atribuye a “la estabilidad del dólar y al descenso de la inflación, que todavía está alta pero la gente ve que está bajando” de la mano de un “crecimiento las expectativas de la gente desde el punto de vista económico”.

   Además, el diputado radical valoró: “La campaña es buena, estamos en una campaña muy organizada, recorriendo todos los pueblos y en el caso de la provincia de Buenos Aires estamos llegando a todos los distritos”.

   “Estamos muy convencidos de lo que estamos planteando, en el sentido de lo que se ha hecho en el gobierno provincial.

  Naturalmente tenemos que explicar la situación económica, que es difícil, pero podemos mostrar que lo que se hizo va a empezar a dar resultados rápidamente en la economía real de la gente”, agregó.

   A nivel nacional, Juntos por el Cambio sigue con atención lo que ocurre en la provincia de Buenos Aires, que representa el 37% del padrón nacional, y prestan especial atención al nivel de corte de boleta que pueda registrarse y al voto cruzado.

   Esos elementos no son menores para la Casa Rosada, dado que en la primera vuelta de las elección presidencial de 2015 -que definió la contienda bonaerense- Vidal obtuvo unos 466 mil votos más que Macri, lo que muestra un corte de boleta alto.