Florencia López mantuvo el poder territorial y será la vice hasta el 2023

La intendenta de Arauco, Florencia López, mantuvo el poder territorial en su departamento para que su hermana esté en la administración municipal de Arauco.

López prestó mucha atención a la puja política en Aimogasta, con el fin que Virginia López sea jefa comunal, a partir del 10 de diciembre.

Realizó doble trabajo político, ya que además es la vicegobernadora electa en la fórmula con Ricardo Quintela.

Fue impulsada por la desaparecida agrupación casista Talampaya para ser candidata a mandataria provincial y luego por una decisión del gobernador Sergio Casas se ubicó como compañera de fórmula.

López llegó a ser concejala departamental en el 2007 con 26 años y luego continuó con su carrera política.

En el 2011 fue diputada provincial por su departamento para que el 2015 ganara como intendenta departamental.

La arauqueña se caracteriza que nunca se reeligió en su cargo y ocupó siempre lugares por el mandato popular.

“Pondré todos mis esfuerzos para que a Ricardo Quintela le vaya muy bien”, dice la jefa territorial de Arauco y manifiesta: “Trataré de garantizar la institucionalidad de la provincia y garantizarle al nuevo gobernador tranquilidad”.

En ese marco, López sostiene que “trabajaré en las relaciones nacionales e internacionales para poder concretar las acciones y obras que nos permitan trascender, no en las del día a día, apuntando principalmente a la generación de fuentes d trabajo y desarrollo de infraestructura y producción”.

Su gente afirma que López siempre siguió “al pie de la letra las funciones del lugar que le dispensaron”.

Y el lopezismo remarca que “espera ser la mejor vicegobernadora, no será ni intendenta y tampoco jugará a ser gobernadora”.